miradores

Mirador de La Molatica

Desde este balcón natural, encaramado sobre los cortados rocosos que forman el peñón donde se asienta el pueblo, se nos ofrece una bonita estampa de los huertos con sus hormas de tradición árabe, serpenteando por encima del cauce del arroyo de Letur, que recoge casi la totalidad de las aguas que nacen en todo el término, desembocando hacia el norte en el río Segura, que transcurre paralelo a la sierra del Regalí. Debajo de este mirador está el camino de los Cantalares, con pintorescos nacimientos de agua, como el Charco Pataco, cuevas y grutas, como la del Frescor, árboles singulares, etc. Contemplando este entorno, nos hacemos una idea de lo difícil que resultó la reconquista, sólo accesible por el sur, de ahí que fuera el último bastión musulmán de la zona arrebatada por los cristianos.

Mirador de San Sebastian

Desde aquí podemos contemplar la explanada donde se lidian los toros en los encierros de agosto y una magnífica vista del casco viejo, con los restos de una torre vigía y de muralla, integrada a lo largo de los siglos en la fisonomía urbana del pueblo.

Mirador de la Artezuela

Nos ofrece una bonita vista del cauce del arroyo de Letur, que recoge casi la totalidad de las aguas que nacen en todo el término, desembocando hacia el norte en el río Segura, que transcurre paralelo a la sierra del Regalí.

Mirador del Arco de las Moreras

Desde aquí podemos contemplar una magnifica vista del arroyo, cauce natural que recoge las aguas sobrantes de los diferentes nacimientos, y que en agosto se transforma en plaza de toros, para encerrar y lidiar las reses bravas. A la derecha el lavadero, y a la izquierda, podemos contemplar en buen estado de conservación, una de las torres vigías que cerraba el recinto amurallado que rodeaba toda la villa.

Galería de fotos